© 2019 Koolturista, INC. All Rights Reserved.

Cosas que aprendí en un viaje de 30 días

May 17, 2017

Miller Theater, Houston TX

 

Hello Koolturistas!!!

 

Muchas veces desconectarse completamente de unas cosas es la mejor manera de conectarse con otras. En mi caso, me fui en un largo viaje de vacaciones, por decirlo así, para poder encontrarme conmigo misma y darme cuenta de muchas cosas. Entre ellas poner mi mente en blanco para poder comenzar de nuevo, relajarme del estrés que nos causa la vida a veces, limpiarme de la rutina del trabajo y aprender que muchos esfuerzos pequeños dan grandes resultados. 

 

30 días fueron suficientes para:

 

✦Aceptarme tal y como soy - Para los que no lo sepan, siempre he tenido issues con mi cuerpo. Muchas veces me miraba al espejo y no me gustaba lo que veía, en otras ocasiones, no veía a nadie. La gente, opina sin saber los pensamientos de los demás y no saben que una sola palabra hiere de manera que puede hacer que ni siquiera te quieras a ti misma. Eso me pasó por muchos años cuando me decían que estaba "súper flaca", que tenía que comer y el famoso comentario "a ti ni soplándote engordas". Sí, los odiaba, los sigo odiando de hecho. Al nivel que mi novio me dice piropos y siempre estaba elogiando mi cuerpo y yo solo le respondía "estas loco".

 

En New York, después de caminar cuadras y cuadras y ver tanta gente del mundo entero me di cuenta que soy mucho más de lo que dice la gente. Mientras estuve allá nadie me dijo "que flaquita" o "bendito, no te dan comida". Al contrario, vi mujeres mucho más flacas que yo, de tallas de busto menos que yo y literalmente sin nada donde sentarse. Y es que es bueno irse a sitios donde nadie te conoce y puedes pasar desapercibida, para literalmente encajar en el mundo. 

 

Ahora es diferente. He aprendido a quererme y a amar lo que soy y lo que tengo. Ahora con orgullo acepto el piropo y el elogio que me hacen con respeto. Y no es que me crea la más bella ni que se me haya subido el ego, simplemente acepto que alguien saque de su tiempo para fijarse en algo de mi físico y me lo quiera dejar saber. 

 

 

✦ A confiar en mis capacidades: Ese tiempo que estuve trabajando 'Freelance' desde mi casa y el tiempo que estuve de viaje lo aproveché para aprender cosas nuevas. Mientras dedicaba mis 8 horas de trabajo (que hacía mucho más que estando en una oficina) también comencé a poner en práctica mis habilidades en la cocina, a ejercitarme más y a cuidarme mucho más. No es que me haya convertido en una súper chef, pero disfruté preparar comida todos los días. Cuando uno trabaja 8 horas y continua trabajando desde su casa por varias horas más, se acostumbra a comprar comida en la calle. Por eso algo tan sencillo como cocinar para mi fue una gran aventura. 

 

Del mismo modo, hacer ejercicios. Cuando yo vivía en Ponce siempre sacaba tiempo para hacer ejercicios, ya fuera en el gym o salir a correr. Acá en San Juan siempre ponía una excusa: cansancio, trabajo, falta de tiempo. Aprendí a sacar tiempo. Levantarme media hora antes, interrumpir mi día para hacer ejercicios de estiramiento, yoga, salir a correr en las tardes o simplemente saltar cuica de vez en cuando en la terraza. ¡Siempre hay tiempo si hay ganas!

 

 

✦ A decir que NO: Una de las cosas más difíciles de la vida es decir que NO en ciertas ocasiones. Me pasó, como me ha pasado muchas veces, solo que esta vez fue diferente. Supe y me sentí segura de decir NO. Me refiero a que cuando me ofrecieron una plaza de trabajo dije que no, y no porque fuera malo. Al contrario, era el trabajo que cualquiera hubiera querido si ama o siente pasión por lo que hace. Sin embargo, no era el momento para mi. Me faltaba mucho por recorrer todavía antes de dar ese gran paso. Si hubiera aceptado ese trabajo, ahora mismo no estaría escribiendo este post. Por eso, le dije que NO al trabajo de mis sueños y aunque muchas personas no lo entiendan, ni lo entendieron cuando lo hice, estoy tranquila porque mi conciencia lo está. 

 

 

 

✦ Me acerqué a mi familia y pareja: Viajar me acercó a ellos de una manera increíble. Siempre he sido una mujer de mucha confianza con mi mamá y mis hermanos, igual con mis parejas. Pero esta vez me sentí más en confianza con ellos. Sobretodo con mi madre, a quien le conté desde el día 1 cuales eran mis planes y qué estaba haciendo día a día. Quizás ella no lo entendió pero ¿saben qué? no me juzgó ni me cuestionó. Solo me dijo, "lo que tu creas que está bien, hazlo, yo siempre estaré a tu lado". And here I am. 

 

De igual manera con mi pareja. Nosotros somos dos almas libres que confiamos plenamente en el otro. ¡Esos días juntos fueron los mejores ever! Nos conocimos más y nos acercamos muchísimo. Cuando encuentras a una persona con la que puedes contar en todos los sentidos de la palabra, tenerlo de pareja, amigo, contar con sus oídos y que te diga un consejo de vez en cuando, te darás cuenta que has encontrado una joya demasiado valiosa. 

 

 

✦ Abrí mi mente: Mucha falta que nos hace a veces salir del cascarón donde vivimos. Es importante que en cada viaje que des aprendas algo. No es solo viajar por placer y sacar fotos para Instagram, eso está cool y todo pero no debe ser el motivo del viaje. Conocer, explorar, visitar lugares poco comunes, probar sabores diferentes, vivir nuevas aventuras. Nutrirnos de historia y conocimiento es parte esencial de un viaje. Tuve la oportunidad de visitar varios lugares llenos de historia, entre ellos museos, parques y exhibiciones. En algunos casos solo fui de visita, pero cuando regresaba, buscaba información y cuestionaba mucho, así fue como me instruí. ¡Hazlo! Llena tu mente de todo lo nuevo posible cuando visites otro país. 

 

Museum of Fine Arts, Houston TX

 

✦ Que todos buscamos lo mismo: Sí, todos somos iguales. Hombres y mujeres, adultos y niños, profesionales y estudiantes. Todos estamos en esta tierra buscando el mismo propósito: sobrevivir. ¿Por qué no simplemente vivimos el ahora? Nos enfocamos demasiado en el "sobrevivir" que olvidamos las pequeñas cosas que nos pasan a diario. Todos nos encontramos buscando una mejor alternativa ya sea de trabajo, vivienda, económico o de salud. Y no está mal, pero no podemos olvidar el presente que tenemos ahora. En estos días que estuve fuera me dediqué a vivirlos un día a la vez, solo el presente. ¿Y saben qué? ¡LA PASÉ BRUTAL! Creé momentos, disfruté de cada día como si fuera el último, y todos los días aprendí algo, por más sencillo que fuera. 

 

¿Hay algo con lo que te identifiques? Cuéntame, ¿qué viaje ha hecho que cambies tu vida y cómo?

 

 

XoXo

-Karlamaría💋

Please reload

Please reload