© 2019 Koolturista, INC. All Rights Reserved.

¡200 razones de orgullo y celebración!

August 11, 2015

 

Hello Koolturistas!

 

Los adjunteños estamos de fiesta. ¡Nuestro pueblo cumple 200 años de fundación! Y como es típico de la “gente de campo” lo vamos a celebrar en grande a partir del miércoles hasta el domingo. 

 

Orgullosa estoy de haberme criado en una de las montañas más frías de Puerto Rico. Si naciste y te criaste en Adjuntas sabes que nuestras abuelas nos criaron tomando café desde la botella. Nada mejor que un rico café colaíto y mejor aún si es acabado de tostar. Ese olorsito peculiar del grano tostadito no lo he disfrutado en ningún otro lugar mejor que en Adjuntas.

 

Para mi es un orgullo haber vivido mi juventud en la Ciudad Del Gigante Dormido. Caminé sola mi barrio y el pueblo entero cuando a penas llegaba a los 10 años, ya que en Adjuntas la humildad prevalece. No hay exceso de criminalidad y como dicen por ahí “todo el mundo se conoce”. Las familias son súper humildes y de seguro si tenías un pana y lo visitabas en casa de su abuela, ella conocía a tu abuela y a todo tu árbol genealógico y de alguna manera hasta parientes terminaban siendo. 

 

Mi familia entera se crió en estas tierras bendecidas, aunque ahora estén regados por el mundo, llevan a Adjuntas pegadito en el corazón. Le agradezco a mi mamá y a mi abuela por criarme con los valores que solo una mujer de un pueblo humilde como Adjuntas pudiera tener. La humildad, la pasión por esforzarse a conseguir lo que queremos, el respeto y sobretodo el amor a la familia. Lo heredé de mis dos reinas.

 

También les agradezco por haberme criado comiendo viandas con bacalao y arroz con habichuelas. Por darme aguacates, guayabas, chinas y plátanos saca’os del palo. Gracias a esa alimentación crecí saludable y con un paladar bien cria’o. El ayudar a los demás también me nace de ser adjunteña. No hay cosa mejor que sentir esa satisfacción de ayudar a alguien sin esperar nada a cambio. 

 

Los que estudiamos en Adjuntas saben que no había nada más rico que las frituras de Frao. Esos .50 chavos o el $1 que nos daban para comer era la gloria para disfrutar un rico relleno o una empanadilla de carne o pollo con un icee. ¡Comprar dulces en la escuela y que nos sobraran .30 centavos era un palo!

 

Orgullosa estoy de haber vivido en el pueblo donde aunque haya sequía, caen aguaceros que le dañan el día a cualquiera que acaba de lavar el carro. La ciudad donde las temperaturas aún en verano, bajan y nos obligan a dormir sin aire ni abanico pero con medias bien calientitas. 

 

Además, ¿cómo no sentir orgullo si en Adjuntas está uno de los ríos más lindos, limpios y visitados en la Isla? Claro, por si no lo sabían al Ataúd lo visitan la mayoría de los extranjeros aunque no sepan trepar piedras. 

También en Adjuntas se encuentra uno de los picos más altos de la Isla, el Cerro de Guilarte. Otro lugar donde se reciben miles de personas solo para subir al tope y ver la majestuosidad de nuestro pueblo. Desde el tope se ven Ponce, Jayuya, Santa Isabel y más. Eso sin mencionar las miles de especies que allí viven, entre plantas, aves, reptiles y otros más.

¿Mencionamos también nuestro querido Lago Garzas? Wait, otra razón de orgullo. Este lago es muy visitado para kayakear y pescar. Y aunque no pesques na’, es bueno para hacer ejercicios en los brazos en el kayak y pasar una tarde riquísima y fría. 

 

¿Para qué hubiéramos querido estar en la costa si además del Ataúd tenemos ríos hermosos? Entre ellos El Mangó, Charco Azul, La Loseta y La Caja. Y me atrevería a decir que existen miles más y nos faltan por descubrir.

Contamos con bosques, el Bosque del Pueblo y el Bosque Guilarte. Muy concurridos y llenos de muchísima vida animal y vegetal y protegidos por el Departamento de Recursos Naturales. En nuestro pueblo descansa el gigante, la gran montaña que tiene forma de un gigante dormido. 

 

Tenemos una de las plazas de recreo más lindas de Puerto Rico. ¿Qué tiene en particular la plaza que nos llena de orgullo? ¡Un termómetro de más de 20 pies de altura! La plaza fue remodelada en 2006, aún recuerdo cuando tenía la concha. ¡Qué recuerdos! En nuestra plaza puedes conseguir internet wifi gratis mientras disfrutas un rico café de Coffee Lovers.

 Foto: https://www.facebook.com/norteycentro

 

Uno de mis lugares favoritos de Adjuntas es sin duda el Puente Hamaca. Aquí si que viene gente con sus go pro’s y selfie stick a sacarse fotos maravillosas. Este puente es una de las razones por las cuales me siento bien orgullosa ya que en San Juan me dicen: “tu eres del pueblo del puente colgante?” ¡Y a mi se me infla este corazón que ni les cuento!

Y si hablamos de comida, no terminamos. Comenzamos por mencionar a Papolín en Guilarte, el Starlight con sus ricos mofongos, la pizza del Campo es Leña, el pan de nuestras panaderías, cada uno con un sabor particular, las ricas comidas de los negocios de Melo, Papalandia y sus famosas papas asadas y su pizza de guaguita, hasta los hot dogs de la plaza saben riquísimos. Y eso sin mencionar mucho los hamburguers de La Terraza. 

No podemos dejar de mencionar a la Hacienda Luz de Luna del chef Ventura Vivoni. Tampoco la Hacienda Las Nubes y la hacienda del tesoro del café, la Hacienda Tres Angeles.

 

En Adjuntas no se janguea, en Adjuntas se sale a chinchorrear, comer y beber. Cervezas frías y baratísimas las consigues en cualquier negocio que te encuentres y si consigues frituras estás de suerte, porque son deliciosas. 

 

Para los niños tenemos El Castillo de los Niños, el antiguo Parque Infantil para mi generación. Un lugar familiar para que los niños también pasen un ratito kool en nuestro pueblo. Cuenta con chorreras, piscina de bolas, pared para escalar, una representación del lago Garzas y un área con piscina para grandes y mucho más.

 

Para los amantes de la naturaleza, tenemos a Casa Pueblo con su grandioso mariposario. Además de ser una casa llena de cultura e historia puedes pasar y llevarte tu frasco de Café Madre Tierra. Un café adjunteño y muy muy muy rico. 

 

Soy del pueblo del frío y del café, de donde todo el mundo se conoce, del pueblo que cuando uno lo menciona todo el mundo dice “andapallllll”. De aquí soy yo. Adjunteña de corazón.

 

¿Qué mas aportarías a este recuento de nuestro pueblo? ¡Celebremos las cosas buenas que nuestra ciudad nos ha dado por 200 años!

 

 

XoXo

-Karlamaría

Please reload

Please reload